Trastornos relacionados con el Gluten

Productos con gluten

En nuestro artículo ¿Qué es el gluten? hablamos sobre el gluten, su origen en la dieta humana y cómo evitarlo. También mencionamos muy brevemente los efectos negativos que puede tener en el cuerpo, tema que trataremos más extensamente aquí.

¡Importante!: Este es un artículo de divulgación. Si piensas que puedes tener algún problema de salud relacionado o no con el gluten, debes consultarlo con un médico.

El gluten puede desencadenar reacciones inflamatorias, inmunológicas y autoinmunes adversas en las personas. El espectro de trastornos relacionados con el gluten incluye la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten no celíaca, así como la dermatitis herpetiforme, la ataxia por gluten y otros trastornos neurológicos. Estos trastornos son tratados con una dieta sin gluten.

Cabe destacar que actualmente una buena parte de los casos reales no son reconocidos, diagnosticados, ni tratados, debido a las dificultades de parte de los médicos y pacientes para interpretar correctamente los síntomas y su origen: se estima que cinco de cada seis celíacos (alrededor del 83%) no son diagnosticados [1]; en los niños, el número alcanza el 90% [2].

[1] Lionetti E, Gatti S, Pulvirenti A, Catassi C (2015). «Celiac disease from a global perspective» (Enfermedad celíaca desde una perspectiva global). Best Pract Res Clin Gastroenterol. 29 (3): 365-79.

[2] Fedorak RN, Switzer CM, Bridges RJ (2012). «Canadian Digestive Health Foundation Public Impact Series 4: celiac disease in Canada. Incidence, prevalence, and direct and indirect economic impact». Can J Gastroenterol 26 (6): 350-2.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune crónico de múltiples órganos que afecta principalmente al intestino delgado. Es causada por la ingestión de trigo, cebada, centeno, avena y derivados, y aparece en personas genéticamente predispuestas de todas las edades. Lamentablemente la celiaquía no tiene cura y la única forma de controlarla es no comiendo gluten.

La enfermedad celíaca no es sólo una enfermedad gastrointestinal, ya que puede involucrar varios órganos y causar una amplia variedad de síntomas no gastrointestinales y puede ser aparentemente asintomática. Esto se debe a que, en las personas que tienen celiaquía, los péptidos del gluten causan lesiones en los intestinos, y generan síntomas que van desde la inflamación hasta la destrucción parcial o total de las vellosidades intestinales. Luego, al tener la capacidad de atravesar tanto la barrera intestinal como la barrera hematoencefálica, estos péptidos pueden acceder al torrente sanguíneo y transportarse y dañar a cualquier órgano o tejido corporal.

La enfermedad celíaca no tratada puede causar malabsorción de nutrientes (y por lo tanto malnutrición), deficiencia de hierro, osteoporosis, un mayor riesgo de linfomas intestinales, entre otras complicaciones. Esto genera una reducción en la calidad de vida y potencialmente una mayor mortalidad. Además, el gluten se puede degradar en varias sustancias similares a la morfina, llamadas exorfinas de gluten. Estos compuestos han mostrado tener efectos opioides y podrían enmascarar los efectos perjudiciales de la proteína gluten en el revestimiento y la función gastrointestinal.

Muchas personas con síntomas leves de celiaquía se acostumbran a vivir en un mal estado de salud crónico como si fuera normal. Identificar los síntomas y las causas es importante ya que iniciar una dieta sin gluten produce una mejora rápida de los síntomas y de la calidad de vida.

Se estima que la enfermedad celíaca afecta aproximadamente a entre 1 y 2% de la población general [3], y que el 80% de los casos permanecen sin diagnosticar, sin tratar y en riesgo de complicaciones graves a la salud a largo plazo debido a molestias gastrointestinales iniciales mínimas o nulas. Esto se debe también a la falta de conocimiento de los síntomas y criterios de diagnóstico [4] [5] [6]. La enfermedad celíaca es un poco más común en mujeres que en hombres [7].

[3] Lundin KE, Wijmenga C (2015). «Coeliac disease and autoimmune disease-genetic overlap and screening». Nat Rev Gastroenterol Hepatol (Revisión) (en inglés) (Londres, Reino Unido) 12 (9): 507-15.

[4] “Celiac disease”. World Gastroenterology Organisation Global Guidelines (2016).

[5] Cichewicz AB, Mearns ES, Taylor A, Boulanger T, Gerber M, Leffler DA, et al. (2019). “Diagnosis and Treatment Patterns in Celiac Disease”. Dig Dis Sci. 64 (8): 2095–2106.

[6] Lionetti E, Gatti S, Pulvirenti A, Catassi C (2015). “Celiac disease from a global perspective”. Best Practice & Research. Clinical Gastroenterology. 29 (3): 365–79.

[7] Hischenhuber C, Crevel R, Jarry B, Mäki M, Moneret-Vautrin DA, Romano A, Troncone R, Ward R (2006). “Review article: safe amounts of gluten for patients with wheat allergy or coeliac disease”. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 23 (5): 559–75.

Sensibilidad al gluten no celíaca

La sensibilidad al gluten no celíaca es una condición de múltiples síntomas que mejora al cambiar a una dieta sin gluten, pero que no entran ni en la definición médica de enfermedad celíaca ni de la alergia al trigo (u a otros cereales). Reconocida desde 2010, esta se incluye entre los trastornos relacionados con el gluten.

Al ser una condición médica recientemente reconocida, muchas personas con esta sensibilidad permanecen sin ser diagnosticadas por los especialistas y carecen de la atención médica y el tratamiento adecuados. Esto resulta problemático ya que las personas con esta sensibilidad pueden desarrollar síntomas gastrointestinales, que se asemejan a los del síndrome del intestino irritable o alergia al trigo, así como una amplia variedad de síntomas no gastrointestinales, como pueden ser: dolor de cabeza; fatiga crónica; fibromialgiaenfermedades atópicas; alergias; enfermedades neurológicas o trastornos psiquiátricos; alteraciones psicológicas y dermatitis; entre otros.

Alergia al trigo (o a otros cereales)

Al igual que con la mayoría de las alergias, una alergia al trigo (o a otros cereales) hace que el sistema inmunitario responda anormalmente a un componente del trigo que es tratado como un cuerpo extraño amenazante. Esta respuesta inmune a menudo es limitada en el tiempo y no causa daño duradero a los tejidos corporales.

Cabe destacar que la alergia al trigo, la sensibilidad al gluten no celíaca y la celiaquía son diferentes trastornos. La principal diferencia es que, pese a que los síntomas gastrointestinales son similares, hay un intervalo temporal distinto entre la exposición al trigo y la aparición de síntomas: una reacción alérgica tiene un inicio rápido (de minutos a horas) después del consumo de alimentos que contienen el alérgeno (trigo u otros cereales) y podría incluir anafilaxia.

Ataxia por gluten

La ataxia por gluten es una enfermedad autoinmune desencadenada por la ingestión de gluten. Con la ataxia por gluten, el daño tiene lugar en el cerebelo, que es el centro de equilibrio del cerebro y que controla la coordinación y movimientos complejos como caminar, hablar y tragar, al ocasionar la pérdida de células Purkinje. Las personas con ataxia por gluten generalmente presentan anormalidad de la marcha o incoordinación y temblor de las extremidades superiores. El nistagmo evocado por la mirada y otros signos oculares de disfunción cerebelosa son comunes.

El diagnóstico y tratamiento tempranos con una dieta sin gluten pueden mejorar la ataxia y prevenir su progresión. La eficacia del tratamiento depende del tiempo transcurrido desde la aparición de la ataxia hasta el diagnóstico, porque la muerte de las neuronas en el cerebelo como resultado de la exposición al gluten es irreversible.

La ataxia por gluten representa aproximadamente el 40% de las ataxias de origen desconocido y el 15% de todas las ataxias [8]. Puede aparecer en personas de todas las edades, incluyendo niños [9]. Cabe destacar que sólo algo menos del 10% de las personas afectadas experimenta síntomas digestivos [10], lo que puede complicar su diagnóstico y solo un 40% presenta lesión intestinal [11].

[8] Hadjivassiliou M, Sanders DD, Aeschlimann DP (2015). «Gluten-related disorders: gluten ataxia». Dig Dis (Revisión) 33 (2): 264-8.

[9] Gordon, N (2000). «Cerebellar ataxia and gluten sensitivity: a rare but possible cause of ataxia, even in childhood». Dev Med Child Neurol 42 (4): 283-6.

[10] Hadjivassiliou, M; Maki, M; Sanders, DS; Williamson, CA; Grünewald, RA; Woodroofe, NM; et al. (2006). «Autoantibody targeting of brain and intestinal transglutaminase in gluten ataxia». Neurology 66: 373-7.

[11] Hadjivassiliou M, Sanders DD, Aeschlimann DP (2015). «Gluten-related disorders: gluten ataxia». Dig Dis (Revisión) 33 (2): 264-8.

Otros trastornos neurológicos

La sensibilidad al gluten puede causar o empeorar un amplio espectro de trastornos neurológicos relacionados con el gluten, que se desarrollan con o sin la presencia de síntomas digestivos o daño intestinal.

Estos incluyen neuropatía periféricaepilepsia, dolor de cabeza, encefalopatíademencia vascular y diversos trastornos del movimiento (síndrome de piernas inquietascoreaparkinsonismosíndrome de Tourette, temblor palatal, miocloníadistoníasíndrome de opsoclono-mioclonodisquinesiamioquimia).

Una dieta estricta sin gluten es el tratamiento de primera línea, que debe iniciarse tan pronto como sea posible, ya que es eficaz para tratar la mayoría de estos trastornos especialmente al inicio. Lamentablemente, una vez que algunos trastornos han llegado a un estado avanzado (como sucede, por ejemplo, con la demencia), la dieta deja de ser un tratamiento eficaz y una intervención médica más compleja es necesaria.

Permeabilidad intestinal aumentada

El gluten y ciertas bacterias intestinales son los dos factores más potentes que provocan un aumento de la permeabilidad intestinal independientemente de la predisposición genética, es decir, tanto en celíacos como en no celíacos. Este aumento de la permeabilidad intestinal provoca que pasen a la sangre sustancias que no deberían pasar (toxinasquímicosmicroorganismos y alimentos incompletamente digeridos) y que, dependiendo de la predisposición genética de la persona, puedan desarrollarse diversos trastornos de salud.

Actualmente, existen evidencias de que la alteración de la permeabilidad intestinal está implicada en el desarrollo de las siguientes enfermedades:

Recuerda que si tienes tiempo para preparar tu propia comida en casa, puedes inscribirte en nuestros talleres o seguir nuestras recetas gratuitas, rápidas, fáciles, sin gluten y sin lactosa.

Más información

Para informarte más al respecto del gluten, los problemas que potencialmente puede causar, la celiaquía, las intolerancias, y como tratar con todo esto, te recomendamos las siguientes fuentes:

  • El libro “Sin gluten, sin riesgos” de la Dra. Elisa Mora y Núria Pablos Puedes conseguirlo en papel o formato ebook en los siguientes links: América o Europa
  • El libro “Intolerancias alimentarias” de la Dra. Ana Bellón. Puedes conseguirlo en papel o formato ebook en los siguientes links de América y Europa
  • Este video, en donde la Dra. Isabel Belaustegui explica qué es el gluten

¡Importante!: Recuerda que este es un artículo de divulgación. Como mencionamos al inicio, si piensas que puedes tener algún problema de salud relacionado o no con el gluten, debes consultarlo con un médico.

Si te gustó el artículo, no te pierdas nuestro artículo ¿Qué es el Gluten?, donde hablamos sobre el gluten, su origen en la dieta humana y cómo evitarlo. No dudes en compartirlo y unirte a nuestra mailing list para estar al tanto de nuestras novedades.

No te pierdas los próximos artículos, donde hablaremos de varios temas relacionados a la alimentación y la salud.

¡Hasta pronto! 😉

Tabla de contenidos

Espiga de trigo

¿Qué es el gluten?

En este artículo hablaremos sobre el gluten en la alimentación: qué es y cómo hacer para evitarlo. En nuestro artículo Trastornos Relacionados con el Gluten hablamos sobre

Ver más »